Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 16 de enero de 2011

Domingo de invierno en waterworld

Como ya os podréis imaginar no hemos ido al Waterworld en bañador en pleno enero, hemos ido como no puede ser de otra manera en domingo, con la flaca. El día ha amanecido frío aunque sin nubes y despejado, promete hacer un día 10 para ir en bici pero a veces la climatología sólo es una pequeña parte de las variables que influyen en una ruta.

Hemos empezado bien con cadencia y sin correr demasiado, pero a la altura de Mataró al paso de unos routiers se ha empezado a agitar el avispero el ritmo ha empezado a aumentar y cuando veo que con plato pequeño no puedo seguir al grupo pongo plato sin haber descruzado suficientemente la cadena y zas cadena fuera, la vuelvo a colocar y aprieto para incorporarme al grupo, menos mal que en ese momento ha habido un parón y no he tardado mucho en acoplarme, el ritmo continua fuerte incluso he llegado a subir el repecho de arenys a 41km/h pero las consecuencias se pagarán muy caras. Poco a poco me voy descolgando y voy perdiendo fuelle y en la subida de canet me encuentro a unos routiers en la cuneta que mas tarde me he enterado de que ha habido una caída, espero que no haya sido nada, en el faro de calella esta el grupo esperando para reagruparnos.

Continuamos la ruta con buen ritmo pero no demasiado fuerte hasta que vuelven a pasarnos los routiers y vuelve a removerse la grupeta y el ritmo vuelve a intensificarse, en la subida de malgrat pierdo rueda y los metros delante de mí empiezan a multiplicarse a cada segundo que pasa y me quedo solo, voy haciendo como puedo porque ya voy tocado por los esfuerzos y al llegar a la rotonda de Tordera me encuentro a un compañero que se da la vuelta y me explica como encontrar al grupo, yo decido ir hasta Lloret por la carretera con menos pendiente haber si así me puedo volver a acoplar al grupo, llego a Lloret y empiezo a subir por la carretera que va a Vidreres haber si suena la flauta y me encuentro con alguien cuando me doy cuenta de que la carretera sube y sube y las probabilidades de éxito son poquitas decido darme la vuelta.

Quizás si no almuerzo cuando vuelvan me acoplo al pelotón pero nada mas lejos de la realidad, con todo este jaleo no he prestado atención al viento y al girarme dirección sur siento en mis carnes como sopla, voy tocado, con el sillín “malo” y viento de cara para acompañarme. Al principio intento apretar pero me doy cuenta de que no llegaré muy lejos y me resigno a poner plato pequeño e ir avanzando a un ritmo que vaya cómodo aunque vaya despacio, voy pasando pueblos, incluso he estado a punto de para en el reverter pero prefiero no perder tiempo y llegar cuanto antes, no tengo buenas sensaciones me duele al culo el viento no cesa y las grupetas me van pasando, pero no me veo con fuerzas para engancharme a ninguna, al final decido que lo mejor es parar, descansar el culo y comer algo, paro en la BP de Pineda y cojo una lata de cola y una pasta ya que no había gran cosa, me siento en una acera e intento disfrutar del momento de descanso. A los pocos minutos vuelvo otra vez a dar pedales, un poco mas relajado y fresco, a los pocos kilómetros me pasa una grupeta de singuerlín y esta vez sí les cojo rueda durante unos cuantos kilómetros, no van demasiado rápido pero me cuesta mucho seguir el ritmo y al final me descuelgo, y por fin después de 70 kilómetros sólo me encuentro con caras conocidas, es el grupo de las chicas, después me he encontrado a domingo y a su hijo y he hecho los últimos km con ellos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada