Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 6 de febrero de 2011

La maldición de Lloret

Es la conclusión a la que he llegado después de la salida de hoy a Lloret de Mar, mas bien dicho: el intento de salida a Lloret de Mar (por lo menos la última vez conseguí llegar a Lloret) porque hoy lo único que he conseguido hacer ha sido un intento de salida; ya que la mecánica se ha puesto en mi contra, quizás un mal de ojo, quizás no era mi día o sencillamente así estaba escrito.

He empezado el día animado con buenas sensaciones pese a la salida de ayer por montaña, después de encontrarnos en el punto de salida empezamos como siempre con platillo y calentando un poco, a medida que avanzamos se va incrementando el ritmo y estoy muy contento porque las sensaciones continúan siendo buenas, a la altura de vilassar pasamos al numeroso grupo del bétulo y a esas alturas ya rodamos cómodamente a 35 km/h con platillo y buena cadencia.

En el repechon de mataró noto un extraño en la rueda trasera, paro de pedalear pero no noto nada mas, continuo dando pedales y vuelvo a notar otro extraño... y a los pocos metros ya me doy cuenta de que he pinchado, en ese momento el grupo empieza la bajada de mataró y no se si los bétulos que iban a rueda mia habrán avisado a alguien de mi grupo ya que mis gritos han quedado ahogados por la distancia. Paro en frente de la gasolinera cambio la cámara y con las prisas empiezo a dar pedales sin haber puesto en su sitio la cadena y creck se me rompe el enganche del pedal... vaya faena pero prefiero no pensar, hago rodar la cadena para que vaya a su sitio y vuelvo a montarla, no se si podré coger al grupo pero por si acaso pongo plato e intento apretar, pero sólo me dura  unos 100 metros porque otra vez vuelvo a pinchar, no se si con las prisas no habré revisado bien la cubierta o quizás haya pellizcado la cámara, la cuestión es que hay que volver a cambiarla, pero sólo me quedan parches, en esos momentos pasa un grupo de abueletes que amablemente me han dejado una cámara y ayudado a cambiar la cámara (tampoco han encontrado ningún problema en la cubierta ni en la llanta) y me han iluminado con algunos consejos de personas experimentadas en la materia, (desde aquí darles nuevamente las gracias) una vez montada la cámara la rueda zimbrea mucho y me han preguntado si he ido mucho tiempo pinchado a lo que respondo que sólo unos metros y les he explicado que pongo la bici en el rodillo y me dicen que por eso tengo la cubierta deformada, con precaución empiezo otra vez la marcha ya ha pasado mas de media hora, 35 minutos para ser exactos y coger al grupo será muy dificil así que voy un rato con ellos y cuando compruebo que todo va bien me doy la vuelta en mataró para no tentar mas a la suerte, al final me he hecho un tiana para quitarme un poco el gusanillo y la mala conciencia por no hacer mas de 100 km pero como ayer ya salí he podido salvar el fin de semana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario